lunes, 2 de marzo de 2009

EN CUARESMA, “DÍ YO AYUDO”

CAMPAÑA DE COMUNICACIÓN CRISTIANA DE BIENES
Por: Miguel Angel Rey Valdivieso, Pbro.
Vicario Parroquial de San Laureano
reymiguelangel75@gmail.com


El pasado miércoles 25 de febrero iniciamos nuestra firme preparación para la celebración del gran Misterio de nuestra Redención, la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo en la Pascua de este año 2009. Como ya es tradicional en este Tiempo de Gracia de la Cuaresma, realizamos en la Iglesia Colombiana la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes.

Esta campaña es una herramienta que el Señor nos ofrece, por medio de su Iglesia, para que podamos darle pleno sentido a este tiempo de Penitencia, Ayuno y Oración, compartiendo lo que tenemos con aquellos hermanos que muy poco o nada tienen para vivir dignamente.

El origen de la Comunicación Cristiana de Bienes, podemos buscarlo en las primeras comunidades de la Iglesia, donde “nadie consideraba nada como propio, vendían las propiedades, y ponían el valor a disposición de los Apóstoles, quienes repartían según la necesidad de los hermanos”, Hch 2, 42 – 47, es así que podemos decir, sin temor a equivocarnos, que una de las características de nuestra amada Iglesia. No consiste, entonces, simplemente en dar una cosa para ayudar, es compartir lo que tengo para que todos vivamos en igualdad de condiciones, según la voluntad de Dios.

En la Cuaresma realizamos prácticas, que fortalecen nuestro espíritu, pero estas prácticas alcanza toda esa eficacia cuando tienen su prolongación en el servicio a los demás, es decir, el ayuno nos ayuda a crecer en la fortaleza, cuando los frutos del ayuno son compartidos con nuestros hermanos necesitados nos hacemos perseverantes y la gracia de la fortaleza se acrecienta en nosotros.

Entonces, ¿en que consiste esta campaña? A través de esta campaña nos proponen: primero que realicemos las prácticas cuaresmales de ayuno, abstinencia y caridad como lo manda la Santa Iglesia. Segundo que los frutos del ayuno, mandado para el Miércoles de Ceniza y Viernes Santo, y que podría consistir en hacer una sola comida al día, junto con los frutos de la abstinencia, (no comer carne el Miércoles de Ceniza, todos los viernes de Cuaresma y el Viernes Santo), los llevemos como una ofrenda especial, que se deposita en una urna adecuada para la campaña o se entrega en el lugar que el Párroco nos indique, para que por medio de la Parroquia en coordinación con la Pastoral Social Arquidiocesana sea repartida entre los hermanos más necesitados de la Arquidiócesis y de otras ciudades del país, pues también, cuando nosotros hemos sufrido, de otras Iglesias Hermanas, hemos recibido generosas ayudas.

En este año la campaña está motivada por el lema “EN 2009 DÍ YO AYUDO”, junto con el nombre corporativo de la campaña: “Compartir con alegría”, fortalecido, además con una campaña grafica que nos invita a reflexionar sobre nuestras acciones diarias.

En este año de la Convivencia en nuestra Arquidiócesis de Bucaramanga, nos propongamos vivir las necesidades de muchos hermanos, aceptemos la invitación del Señor, practiquemos el ayuno y la abstinencia, limitemos nuestros gastos, que en algunas ocasiones son exagerados e innecesarios, o también demos de lo poco que poseemos, compartamos con alegría, llenemos de sentido este tiempo de Cuaresma que el Señor nos regala y preparémonos para celebrar la Resurrección del Señor en nuestra vida y en la de los Hermanos.