jueves, 4 de febrero de 2010

CARTA CIRCULAR DE MONSEÑOR ISMAEL RUEDA SIERRA,

A los Sacerdotes, Religiosos(as) y Laicos, Comunidades Parroquiales, Movimientos, Medios de Comunicación Social y Personas de buena voluntad.

Motivo: Gratitud por Colecta para Haití.

Queridos hermanos y hermanas:

El pasado 13 de enero, recién ocurrido el terremoto en Haití, en carta circular los invitaba a unirnos solidariamente, con un signo concreto de solidaridad hacia el Pueblo Haitiano, mediante una COLECTA que se realizaría el domingo 24 del mismo mes, a la cual se sumarían los diversos aportes llevados a las parroquias en otros momentos, y a lo consignado en cuenta bancaria destinada a tal fin.

La Delegación de Pastoral Social, en cabeza del Padre Miguel Angel Rey V. se encargó de la coordinación y promoción de la iniciativa. El empeño y motivación de los Párrocos y comunidades, le dio impulso. La oportuna y generosa difusión de varios medios de comunicación social, la llevó hasta los hogares. El desprendimiento solidario de muchos, produjo el resultado.

A la fecha de la presente Carta Circular, obtenido el consolidado de los aportes, contamos con la suma de $172.417.000.oo (ciento setenta y dos millones, cuatrocientos diez y siete mil pesos) que se entregará, con lo que falte por sumar, como se había anunciado, a los destinatarios, a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS)- Caritas Internacional.

Ante esta generosa demostración de solidaridad, quiero expresarles, con la Iglesia Arquidiocesana, mi honda gratitud, invitándolos a profundizar cada vez más en este valor, al mirar oportuna y concretamente hacia quienes, por diversas causas, necesitan de nuestro apoyo, para asumir luego sus propios caminos de promoción humana integral.

El Dios de la Vida, manifestado cercano y solidario en Jesucristo, siga bendiciendo sus vidas, y los acompañe siempre en todas sus actividades y preocupaciones.

Deseo finalmente unir a este mensaje, mi saludo fraterno y especial bendición.



+ ISMAEL RUEDA SIERRA
Arzobispo de Bucaramanga


Bucaramanga, 3 de febrero de 2010