lunes, 15 de febrero de 2010

UNIDOS EN CUARESMA AYUNAMOS Y AYUDAMOS

Por: Miguel Angel Rey Valdivieso, Pbro.
Delegado Arquidiocesano de Pastoral Social
reymiguelangel75@gmail.com

CAMPAÑA DE COMUNICACIÓN CRISTIANA DE BIENES
El próximo miércoles 17 de febrero, con la imposición de la ceniza, iniciamos la Cuaresma, tiempo de preparación para la celebración del Misterio de nuestra Redención, la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo en la Pascua de este año 2010. En este Tiempo de Gracia de la Cuaresma, como ya es tradicional, realizamos en la Iglesia Colombiana, y desde luego en la Arquidiócesis de Bucaramanga, la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes.

La campaña no es una acción más, es un regalo del Señor, por medio de su Iglesia, para que dándole pleno sentido a este tiempo de Penitencia, Ayuno y Oración, compartiendo lo que tenemos con aquellos hermanos que muy poco o nada tienen para vivir dignamente, aprendamos a tener un amor como el de él, que se da por sus amigos.

En la Cuaresma realizamos prácticas, que fortalecen nuestro espíritu, pero estas prácticas alcanza toda esa eficacia cuando tienen su prolongación en el servicio a los demás, es decir, el ayuno nos ayuda a crecer en la fortaleza, cuando los frutos del ayuno son compartidos con nuestros hermanos necesitados nos hacemos perseverantes y la gracia de la fortaleza se acrecienta en nosotros.

Entonces, ¿en que consiste esta campaña? A través de esta campaña nos proponen: primero que realicemos las prácticas cuaresmales de ayuno, abstinencia y caridad como lo manda la Santa Iglesia. Segundo que los frutos del ayuno, mandado para el Miércoles de Ceniza y Viernes Santo, y que podría consistir en hacer una sola comida al día, junto con los frutos de la abstinencia, (no comer carne el Miércoles de Ceniza, todos los viernes de Cuaresma y el Viernes Santo), los llevemos como una ofrenda especial, que se deposita en una urna adecuada para la campaña o se entrega en el lugar que el Párroco nos indique, para que por medio de la Parroquia en coordinación con la Pastoral Social Arquidiocesana sea repartida entre los hermanos más necesitados de la Arquidiócesis y de otras ciudades del país, pues también, cuando nosotros hemos sufrido, de otras Iglesias Hermanas, hemos recibido generosas ayudas.

En este año de la Unidad, seamos uno con quienes pasan necesidad, practiquemos el ayuno y la abstinencia, limitemos nuestros gastos exagerados e innecesarios, ayudemos a los hermanos con alegría, demos sentido a este tiempo de Cuaresma que el Señor nos regala y preparémonos para celebrar la Pascua del Señor en nuestra vida y en la de los Hermanos.